No seré el único por aquí al que estas dos imágenes les traerán buenos y malos recuerdos a partes iguales. Buenos por el juegazo que es Re...

Por escenas como esta me negaba a jugar solo a 'Resident Evil 2'


Pac-Man No seré el único por aquí al que estas dos imágenes les traerán buenos y malos recuerdos a partes iguales. Buenos por el juegazo que es Resident Evil 2 y malos por estos momentos que nos hacían saltar en la silla.

Y es que era muy jodido verse ante el dilema de querer jugar a este juego con todas tus ganas pero necesitar irremediablemente a alguien a tu lado que compartiera tu angustia ante la incertidumbre de lo que pasaría en la partida. En mi caso, no podía jugar sin mi hermano al lado. Al pobre lo tenía quemado de tener que sentarse a mi lado en el ordenador porque, claro, quería jugar, pero si no estaba él no podía, así que descargaba toda esa agonía en él.

Y tú, ¿necesitabas alguien a tu lado para echarte una partida de Resident Evil o soy la única nenaza que anda por estos lares?

Pac-Man Vía Ken no Kokoro

Juanma Regalado

CEO de Pac-Man ha muerto y ex-batería de MR. SENSEI. La cultura pop es mi religión y escribir sobre ella mi gran pasión. Cada noche vuelvo a los 80 en busca de temas sobre los que escribir.


Miembro honorífico de Los Canteros desde 2007.

4 comentarios:

  1. A mí me pasaba lo mismo xD Pero yo a fuerza de querer jugarlos y echandole masoquismo y ganas de pasarlo bien/mal pues los jugaba sola. Aún a día de hoy incluso en el primer Resident, en las escena de los perros en el pasillo, salto igual del susto a pesar de saber que pasara.

    ResponderEliminar
  2. A mí a día de hoy ya no me pasa. Los primeros años de mi adolescencia fueron muy duros XD.

    ResponderEliminar
  3. A mi me pasaba con el Alone in the Dark XD

    ResponderEliminar
  4. A mi me pasaba con el "Alone In The Dark" y luego con el "Resident Evil 2" y así sucesivamente con varios títulos mas que iba probando. En el "Resident Evil 2" tengo una anécdota bastante buena. Yo jugaba en una habitación que tenía en el sótano de mi casa de espaldas a la puerta y con sonido envolvente con altavoces traseros. Y entré en la habitación de las autopsias, cuando pasas por delante de una de las puertecitas de los cadáveres se cae y sale un zombie del boquete, en ese justo momento, mi padre entro por detrás y me puso la mano en el hombro diciéndome que había que comer, el bote que di fue tan grande que en la caída me di en el costado con el apoyabrazos del asiento y me pego un pellizco el pulmón o cualquier cosa que tuviera justo por ahí entre las costillas que me tuvo en cama sin poder ir a clase ni nada durante una semana. No podía casi respirar y no podía casi ni moverme. Lo pasé horriblemente mal. No sé si alguna vez he vuelto a sufrir un dolor igual.

    ResponderEliminar