Mi experiencia en un strip club en Barcelona

Mi experiencia en un strip club en Barcelona

Los strip club Barcelona se caracterizan por ser sitios nocturnos, que al igual que en otras partes del mundo, suelen asistir hombres para poder disfrutar de los espectáculos que allí realizan las mujeres con vestimenta sexy, haciendo bailes eróticos e incluso otros actos más deshinibidores.

Existes clubes para todos los gustos, aquellos que son sumamente económicos y dejan mucho que desear, así como otros que tienen un precio acorde a la media pero una buena calidad y otros excesivamente costos, reservados para personas con mayor poder adquisitivo o celebridades; que en este último caso, es muy común que a este tipo de lugares asistan personajes con cierta fama del mundo deportivo, por ejemplo.

Los tipos de hombres que asisten a los Barcelona strip club pueden ser sumamente variados, ya que no existe un perfil característico que los defina, al menos no exteriormente, ya que puede haber tanto hombres que tienen aspecto de solteros, como otros que se les nota a leguas que son padres de familia. Independientemente de ello, el tabú es algo que no existe en este tipo de locales, por lo que todos se reúnen a beber unos tragos, disfrutar de los espectáculos o bailes privados y hacer cualquier otra cosa, como hablar de negocios o simplemente tener conversaciones comunes y corrientes como en cualquier otro sitio.

¿Cómo fue mi historia en un club de strippers de Barcelona?

La primera vez que asistí a uno de estos clubes me imaginaba dos escenarios posibles. En el primero lo imaginé como un lugar increíble al estilo del de las películas; mientras que por el otro lado también pensé en los lugares feos que había visto en alguna película o serie. Además, ya había escuchado de malas experiencias en estos sitios

No obstante, el amigo que me dijo para ir (sí, como se imaginan el era todo un experto) obviamente sabía lo que hacía, por lo que escogió uno de los mejores Barcelona strip club que existían por mi localidad (de esto me enteré días después).

El día que fuimos no teníamos que pagar ningún tipo de entrada, pero era obligatorio el consumo dentro del local. Por lo que entramos, pedimos un servicio de Vodka y procedimos a elegir un puesto en frente de los tubos de baile. Inmediatamente me levanté para ir al baño y cuando entré, me percaté de que había un señor vendiendo dulces, preservativos y otras cosas dentro del baño; es algo que no me había imaginado, pero me pareció interesante.

Al salir había empezado un espectáculo, en el cual mujeres bastante atractivas empezaban a hacer pool dance y a desprenderse de sus prendas de ropa, quedando cada vez más destapadas, hasta que termina con una tanga donde prácticamente se le ve todo. Cabe destacar que se disfruta mucho con la vista y en verdad ellas hacen un esfuerzo enorme por lograr llamar la atención de los hombres, que como lobos hambrientos desearían poder hacer más que sólo estar allí sentados.

Yo como hombre de familia realmente no tenía interés de ello, pero sí es algo que puedo disfrutar y más si uno está acompañado y tomándose unas copas. Eso sí, al día siguiente tuve que levantar a mi mujer para descargar todo lo acumulado de aquella noche.

Sin embargo, fue una experiencia sumamente agradable y que en muy contadas ocasiones he llegado a repetir, puesto que al tratarse de un lugar como ese, seguramente a mi mujer no le agrade demasiado enterarse de ello.

Así que bueno, espero que la entrada haya sido de su agrado y que para aquellos que aún están pensando en si ir o no a un strip club, aprovechen la oportunidad, porque la vida es una sola y este tipo de experiencias siempre suelen ser agradables cuando se sale a divertir con los amigos. Además, si tu pareja es más de mente abierta también podrías proponérselo, pero busca cómo hacerlo sin ofenderla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *