¿Cuánto puede costar la reforma de un baño?

¿Cuánto puede costar la reforma de un baño?

Descubre qué aspectos hay que tener en cuenta a la hora de reformar un baño

Por lo general, el baño es una de las estancias de la vivienda que más se desgasta, ya que todos los miembros de la familia lo utilizan a diario. Tanto para bañarse como para limpiarse las manos, ir al WC o lavarse los dientes, entre otras muchas opciones. Esto quiere decir, que esta estancia del hogar requiere un mayor mantenimiento, por lo que las personas tienen que reformar el baño cada cierto tiempo.

Hacer reformas de baño no es nada sencillo, puesto que cada aseo tiene sus propias características, de modo que es muy importante saber adaptar los cambios al espacio. Y es que no es lo mismo renovar toda la instalación del baño -lavabo, ducha, etcétera-, que realizar pequeñas modificaciones. Para no tener problemas, lo más recomendable es consultar reformas de baños precios a través de Internet.

De esta manera, las personas pueden saber más sobre el coste real de la reforma del baño, lo que se traduce en una mejor definición del resultado que se quiere conseguir. No todas las reformas de baño son iguales, debido a que el presupuesto total varía en función de las partidas que se contratan -fontanería, sanitarios, suelos, revestimientos, paredes, electricidad, etcétera-.

Analizar el precio de la reforma del baño

Antes de reformar un baño, las personas deben realizar un ejercicio de análisis, ya que en algunas ocasiones, se comete el error de escoger la opción más barata. Como suele decir el refrán “lo barato sale caro”, y en el caso de las reformas más aún, por lo que es fundamental invertir en materiales de calidad, y sobre todo, contratar a alguna empresa especializada en este tipo de obras.

En este sentido, lo más aconsejable es solicitar presupuestos en diferentes empresas dereformas, ya que de este modo, las personas se pueden hacer una idea de cuánto va a costar toda la obra. La estética y la comodidad juegan un papel muy relevante, sin embargo, la calidad de los materiales es casi más importante, puesto que si se rompen con facilidad, la reforma del baño no habrá servido de nada -y habrá que realizar otra-.

Este último factor influye de manera directa en el precio de la reforma del baño, por lo que cuánto mejores sean los materiales, más elevado será el coste de la obra. Eso sí, los metros cuadrados del baño, también tienen mucho que ver en el precio final, ya que no es lo mismo reformar un baño de 4 metros cuadrados, que un aseo de más de 8 metros cuadrados.

¿Qué incluye la reforma de un baño?

Como ya se ha comentado anteriormente, no todas las reformas del baño tienen las mismas características, de modo que las personas deben pedir un presupuesto que se ajuste a sus necesidades concretas, es decir, un presupuesto personalizado. Cuando hablamos de la reforma de un baño, la mayoría de la gente suele pensar en cambiar el plato de ducha, el lavabo y el inodoro, pero las reformas suelen ser más amplias.

Entre otras partidas, un presupuesto de reforma de baño puede incluir el servicio de fontanería, el servicio de electricidad y el servicio de calefacción. Además, casi todas las personas aprovechan las reformas para renovar las instalaciones, por lo que se contratan servicios de demolición, desescombro, revestimiento y pavimento. Y por supuesto, el presupuesto puede contener reformas de paredes y suelos.

A todas estas partidas, también habría que sumarle la sustitución y colocación de los sanitarios, del lavabo -con o sin mueble-, del inodoro, del bidé, de la bañera y del plato de ducha -con o sin mampara-. Sin duda alguna, una amplísima variedad de partidas, de manera que lo más adecuado es ponerse en contacto con profesionales del sector, y más en concreto, con una empresa de reformas de baño.

¿Qué tipo de reforma de baño elegir?

Generalmente, las personas que deciden hacer reformas en el baño quieren renovar toda la estancia, ya que muchos de los elementos -lavabo, plato de ducha, inodoro- se han ido deteriorando con el paso del tiempo. Sin embargo, otras personas solo desean cambiar alguna parte del baño -porque no funciona correctamente-. En el primer caso, hablamos de una reforma integral, mientras que en el segundo de una reforma parcial.

Obviamente, la reforma integral tiene un precio más elevado, por lo que las personas deben asegurarse de si es necesario renovar el baño por completo. Muchas veces, el baño está en perfecto estado, pero aparece alguna avería en la ducha o en el inodoro, la cual puede perjudicar al resto de elementos del aseo. En este tipo de casos, lo más recomendable es pedir consejo a las empresas de reformas de baño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *