¿Es posible hackear WhatsApp? Verdades, mentiras y estafas

¿Es posible hackear WhatsApp? Verdades, mentiras y estafas

Con más de 1.500 millones de usuarios a escala global, un tráfico de 60 millones de mensajes diarios y disponible en los dos sistemas operativos absolutos, la aplicación para teléfonos inteligentes WhatsApp reina en el negocio de la mensajería instantánea. Como tecnología disruptiva, la aplicación usada a través de Internet provocó un antes y después en las comunicaciones interpersonales al combinar mensajes de textos ilimitados, capacidad para enviar y compartir sonidos, videos, fotos y enlaces web,  en un mismo servicio y sin costo adicional al plan de datos suscrito.

Su fácil descarga, utilización simplificada, sumado a la amplia usabilidad por parte de los usuarios de los smartphones, hace de WhatsApp una herramienta comunicacional de amplio provecho en las diferentes esferas de la vida social, personal, familiar; como de trabajo, estudio, grupos de interés, activismo político, negocios, entre otros. De la misma manera, niños, jóvenes, adultos y ancianos pueden enviar y recibir wasaps sin someterse a ningún tipo de inducción larga y complicada, al contrario, unas simples instrucciones son suficientes para iniciarse en este mundo de las cibercomunicaciones rápidamente.  

Ahora bien, dado el vasto uso del WhatsApp y la cantidad de datos transmitidos a través de sus servidores, en algunas personas con determinados propósitos surge la necesidad de acceder y monitorear los wasaps ajenos y confidenciales, y es entonces cuando al buscar en la Web se encuentran un sin fin de artículos, avisos, aplicaciones para computadoras de escritorio y/o teléfonos móviles, recomendaciones, ofertas de servicios de hackers y muchas otras cosas más.

El interés por interceptar los wasaps de otros va desde la preocupación de los padres por vigilar las actividades de sus hijos y ejercer el cibercontrol, las sospechas de infidelidad de una pareja, el control político de un gobierno sobre grupos opositores, la lucha antiterrorista global, combate al contrabando de drogas y bandas criminales, etcétera.   

¿Es posible hackear WhatsApp?

Ante lo antes descrito, surge entonces la interrogante a nivel general: ¿Es posible hackear WhatsApp? En principio sí, sí es posible. Uno de los puntos débiles de este artilugio del nuevo milenio en los pocos años de existencia son los constantes fallos en su sistema de  seguridad, lo cual ha permitido la intercepción de millones de wasaps que en teoría deberían ser secretos, muy a pesar de los reiterados anuncios de mejoras y promesas de cifrado de extremo a extremo en las conversaciones de los usuarios.

Cada cierto tiempo empresas de ciberseguridad y programación emiten sus alertas para advertir a los amantes de esta plataforma multimedia los agujeros de seguridad detectados y los riesgos que eso supone. En esa misma dirección, existe un grupo de programadores preocupados por mantener la privacidad de las comunicaciones y aplican por su cuenta parches de seguridad a WhatsApp, no obstante, la infiltración o hackeo de un tercero en nuestra cuenta de mensajería sigue siendo una posibilidad real con una alta tasa de éxito.

Formas de Hackear WhatsApp

Es válido aclarar, antes de entrar a enumerar las opciones de hackeo, que la intervención de cualquier cuenta WhatsApp que no sea nuestra es una acción de espionaje e invasión a las comunicaciones privadas de una persona, y que esto por sí mismo constituye un delito, al menos que medie una orden judicial y sea llevado a cabo por organismos debidamente acreditados por un Gobierno.

Hecha la advertencia, indicamos que en la tienda Play Store de Android existen aplicaciones que prometen alcanzar el anhelo de muchos de leer los wasaps confidenciales de la persona objetivo, pero cuidado, mucho ojo, prácticamente todas estas app’s son simples estafas para captar dinero, programas maliciosos, softwares para robar los datos de tu smartphone o simplemente amaños de programadores informáticos.

WhatsApp Web

WhatsApp Web es la aplicación espejo para PC,  muestra la misma información generada en el teléfono móvil. Es por ahora sistema más fácil y efectivo para realizar el seguimiento de una cuenta. Es la técnica de espionaje ideal para los padres, no requiere grandes conocimientos ni destrezas informáticas. Sin embargo, tiene una limitante, es necesario tener acceso físico al smartphone, además se debe tener cuidado de no abrir los mensajes no leídos, pues levantará sospechas de la persona vigilada.

Spyzie

Spyzie es un software para el monitoreo de teléfonos celulares el cual debe ser instalado en el teléfono objetivo, posteriormente, desde una página Web o la aplicación móvil de la empresa proveedora, se abre un panel de seguimiento. Es ideal para el control parental, además de la posible supervisión de una empresa sobre la actividad  sus empleados. No solamente accede a los chats de WhatsApp, sino también a mensajes de texto, redes sociales, historial de llamadas, entre otros servicios. Para acceder a las bondades de la aplicación se debe realizar un pago mensual, trimestral o anual.     

Suplantación MAC

La suplantación MAC es una de las formas más efectivas de hackear el WhatsApp tanto de Iphones como móviles con el sistema operativo Android. Como en las dos anteriores formas, en esta también se necesita la manipulación del smartphone a intervenir con el propósito de robar la identificación única del Media Access Control (MAC), esta es la tarjeta de red del dispositivo y es un mecanismo de control de los wasaps generados. Este procedimiento es algo engorroso y se necesita ciertos conocimientos para llevarlo a cabo.

Software Keylogger

El uso de aplicaciones keyloggers es otra de manera de introducir en el dispositivo a espiar un software malicioso con el objetivo de captar cada palabra escrita, enviarlas a un fichero y ser visualizadas vía Web. La forma más habitual de penetrar el teléfono celular es mediante troyanos, virus o gusanos informáticos.

Mensajes de Texto

Una de las últimas advertencias de los expertos en ciberseguridad en cuanto a la vulnerabilidad de la aplicación WhatsApp es la posibilidad de hackeo a través del envío de mensajes de texto con una URL adjunta. Con este sistema el cracker no solamente accede a los mensajes sino que puede enviar nuevos wasaps, suplantando la identidad de la persona hackeada.

En definitiva, la promesa de hackear WhatsApp en la gran mayoría de los casos es una mera mentira, una oferta engañosa caza incautos. No obstante, con el software adecuado y manipulando acertadamente el teléfono móvil, se puede lograr el cometido de infiltrar cualquier chat de WhatsApp.

Por otro lado, el espiar a un hijo, cónyuge, empleado y cualquier otra persona tiene implicaciones éticas, morales y legales, es preciso considerar la utilidad y las posibles consecuencias de tal acción.

Como usuarios de una aplicación de amplia usabilidad como lo es WhatsApp, es necesario mantener una serie de medidas prácticas y sencillas para no ser víctimas del robo de nuestras conversaciones:

  • Usar código de bloqueo en el smartphone
  • Colocar una contraseña a la aplicación WhatsApp
  • Actualizar con frecuencia el software de la aplicación
  • Verificar el cifrado de extremo a extremo en los ajustes de WhatsApp
  • No descargar aplicaciones poco confiables y revisar las valoraciones y comentarios
  • Instalar antivirus para teléfonos móviles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *