¿Por qué Zombicide engancha tanto?

¿Por qué Zombicide engancha tanto?

El “boom” de los juegos de mesa viene de la mano de cambios radicales en sus conceptos, como un juego de zombis que ayuda a socializar a las personas

Zombicide

Algunas personas podrían pensar que los juegos de mesa son una antigüedad, pero en realidad existe un crecimiento importante en la demanda de esta forma de entretenimiento. La socialización es la causa principal, empresas investigadoras aseguran que la tendencia es que las ventas de estos, han subido un 40% cada año.

No es lo mismo jugar a solas, en un ordenador, en el portátil, con el teléfono móvil o con la tablet, incluso si se hace con personas en línea, que pasar una tarde amena junto a los amigos, familiares, en que una bebida, una buena comida, el calor de las discusiones, las risas, la competencia cara a cara, el humor en todas sus expresiones, forman parte de un cálido encuentro humano.

La evolución de los juegos de mesa es una tendencia que las empresas dedicadas al área editorial vienen desarrollando, y es que las personas pueden librarse de las pantallas por algunas horas.

La empresa Edge Entertainment, crea super-producciones que han dado un giro al ocio en grupos. Sus ventas siguen en aumento. La variedad y complejidad de cada uno, marca la diferencia y logra atrapar a personas desde los 13 años en adelante.

Como en la vida real

La evolución de los juegos de mesa se puede ver en un análisis de Zombicide, que muestra un cambio radical en la interacción de jugadores, en el empleo de normas y reglas, en la implementación de recursos, la habilidad individual y la capacidad de poder trabajar en equipo para garantizar la sobrevivencia; en la evaluación para la toma de decisiones y por supuesto, la integración de factores del azar, como ocurre en la vida real.

Los temas que se desarrollan en las distintas plataformas para videojuegos, libros, películas, aplicaciones y otros, responden a las distintas subculturas en que las personas en la sociedad deciden desempeñarse. Los contenidos que pudieran considerarse antiguos, como el de los zombis, han tomado relevancia.

El tema de los zombis, muy empleado en la ficción y con recientes producciones exitosas en el cine y la televisión, tiene un mensaje muy poderoso: cómo actúa el ser humano en medio de crisis severas. Se muestra cómo las personas tratan de sobrevivir de manera individual, algunos imponen sus normas y poder, otros logran unirse para enfrentar juntos las amenazas.

En Zombicide se experimenta lo mismo y es lo interesante del juego, de allí el enganche que produce jugarlo con el grupo de amigos o con la familia, en vacaciones u otra ocasión para el ocio.

La interacción en el juego permite demostrar qué capacidad tienen las personas de unirse o de sacrificarse por otro para que los objetivos del grupo se cumplan; cómo unos pueden ayudar aportando recursos a otros, cuánto se es capaz de formar parte de una estrategia colectiva o tratar de enfrentar la crisis de manera individual.

Al mismo tiempo, Zombicide no sólo ayuda poner a prueba las actitudes y aptitudes de las personas, en un juego en que hay misiones que cumplir para evitar que los zombis derroten a todos los jugadores, que es el principal objetivo, sino que promueve reunir a la familia, a compartir un entremés, a intercambiar conversaciones persona a persona, sin que medien las tecnologías.

Tomar decisiones en la mesa y en la vida

La configuración del juego es bastante contemporánea, su desempeño simula a los juegos de vídeo sí de pasar de una etapa a otra se trata, así como de disponer de recursos o de perderlos.

El azar no es tan decisivo, aunque se usen dados de seis caras para realizar acciones, la acumulación de recursos y pensar bastante sobre qué decisión tomar ante una eventualidad, impone la estrategia como factor principal para llegar al final.

Aunque tiene años en el mercado, hay actualizaciones o “temporadas” con nuevas normas en recientes ediciones. Socializar, unirse o demostrar que se prefiere andar solo en medio del caos, son las distintas maneras de expresión de las personas en Zombicide, en cierto modo, el mundo actual y real es así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *